Qué es y para qué sirve Design Thinking

Design Thinking, en español, pensamiento de diseño, es una metodología o proceso que permite o facilita la solución de problemas, el diseño y desarrollo de productos y servicios de todo tipo y sectores económicos, utilizando para ello equipos altamente motivados, y la innovación y creatividad como motores o mantras. Y siempre teniendo al ser humano como el centro de atención. Es por ello que muchas veces también se conoce como: human-centered design (diseño centrado en lo humano).

Para qué sirve el Design Thinking

Como hemos comentado, el Design Thinking puede aplicarse prácticamente en cualquier sector, con o sin fines de lucro, público o privado, digital o analógico, y en general sirve para:

  • Resolver de problemas de forma creativa e innovadora
  • Diseñar y desarrollar productos o servicios
  • Rediseñar procesos de negocios
  • Emprender y crear empresas (Startups)
  • Crear un Plan B de vida
  • Diseñar crear una presentación de negocios
  • Diseñar cursos virtuales u online

La metodología de Design Thinking: paso a paso

Como toda metodología, Design Thinking tiene una serie de fases o pasos que debes realizar para poder aplicarla con éxito. Los pasos son:

  • Empatizar. La metodología de Design Thinking está relacionada con el diseño centrado en las personas, de allí su importancia. Y para ello es clave empatizar con esos clientes y/o usuarios potenciales. Es la primera fase o paso de la metodología. Y para empatizar o conocer más las necesidades de esos clientes/usuarios potenciales se sugiere el uso de técnicas específicas, algunas de ellas son:
    • Entrevistas en profundidad
    • Qué, cómo, por qué, para qué y dónde
    • Etnografía
    • Observación (encubierta o no)
    • Grabación de video
    • Moodboard (muro estilo Facebook)
    • Focus Group
    • Etc
  • Definir. Una vez de conocer las necesidades y/o carencias de nuestro target, debemos pasar a definir el problema. Y es realmente sencillo, el equipo debe centrarse en los hallazgos (insights), el deseo o necesidad del target, y para ello, sencillamente debe definir el problema o reto que tiene adelante. Luego el equipo debe validar este hallazgo con el mercado para ver si está en lo correcto.
  • Idear. Es una etapa de creatividad, innovación y realismo puro y duro. En donde a partir de la necesidad de tu público objetivo (target), presentas ideas (no importa que sean inverosímiles) para optar a las que encajen mejor con una solución viable. El reto es creativo. Neuronal. Poner las mentes del equipo a funcionar. Se requiere de un espacio, ideas, herramientas, materiales y todo tipo de utensilios que consideres.
  • Prototipar. A partir de la idea seleccionada, comienza lo que se denomina “pensar con las manos”, en donde el objetivo de esta fase es lograr una maqueta o prototipo lo más cercano a la realidad de la solución deseada. De tal manera que podamos validar posteriormente, y quizás lo más importante, que resuelva las necesidades iniciales de tu público objetivo.
  • Testear o probar. Por último, la fase de probar si el prototipo logrado encaja como solución.
admin

admin

Algunos artículos que te pueden interesar

Innovación

¿Qué es la Metodología Agile?

¿Estás buscando mejorar tus procesos de trabajo? ¿Escuchaste hablar de metodologías ágiles y te dio curiosidad o, simplemente, te gusta investigar? Cualquiera sea la opción elegida, ¡has llegado

Leer más »

Suscríbete a nuestra membresia anual

Cursos con hasta

25% dcto.